martes, 7 de enero de 2014

Daniel Merino y los Jeremías Johnson pusieron el rock en la Noche de Reyes bilbaína

Bolo con gancho en el Evidence Café con la apuesta siempre segura del músico getxotarra 


No fue difícil decidir dónde quería pasar la Noche de Reyes. Quería música en directo y pasármelo en grande. Por razones obvias, la oferta más atractiva me pareció la del Evidence Café, en la calle Barrainkua de Bilbao. Allí tocaron Daniel Merino y los Jeremías Johnson. Cierto es que no ha sido la primera vez ni será la última que asisto a uno de sus conciertos, pero, en confianza, cuando familia y amigos se juntan para descargar música de calidad en una noche tan especial, pasárselo bien resulta tremendamente fácil, y precisamente eso era lo que buscaba.

Tras escuchar a Daniel Merino las últimas veces en acústico y en solitario (la última vez en el Coppola, muy cerquita del Evidence) en un ambiente más intimista, me apetecía mucho verle rodeado de sus fieles Jeremías Johnson. Puntual, con tejanos, botas de piel y camisa “americana” blanca, apareció el getxotarra con su banda, formada por Edu Landeta a la batería, Dani Gutiérrez al bajo, Gorka Aguinaga a los teclados y coros y Josu Aguinaga a la guitarra y coros.

 “Un poco acatarrado”, pero en plena forma, comenzó a descargar su repertorio rock con aires country pero siempre en castellano. Unas veces, su música nos recuerda a Springsteen, otras a Los Secretos, e incluso a Dylan, pero siempre a través de una forma personalísima de contar las cosas. Comenzó el concierto con “Algo especial”, de su álbum “La otra vida” para continuar con “El día del asalto al tren”, uno de los temas destacados de su último trabajo, El placer de no hacer nada, en el que ha dado un salto de calidad importante. Dani sacó a relucir su gran registro de voz en “Me perdí al final”, una de sus canciones más luminosas.


Posteriormente fue desgranando su último CD canción tras canción; desde la bucólica “El placer de no hacer nada” hasta “Un hombre de provecho –“me la dedico a mí mismo”, bromeó-, pasando por “Como dos delincuentes”, perteneciente al “género cuernos”. Dani se lució con la harmónica con la “springsteeniana” “El túnel”, y no quiso desaprovechar la ocasión de dedicarnos el villancico “En Navidad” para luego retomar con el rockanrollero “roadtheme” “Písale a fondo”, que animó al personal que llenó el Evidence.

Dani manejó el ritmo del concierto a la perfección alternando este tipo de temas más rockeros con otros más pausados y románticos como “Certezas absolutas” “Diferentes a los demás” o “Viento del sur”, e incrementando la marcha con “Mi futuro y yo”, en el que el completísimo guitarrista Josu Aginaga, representó a su “otro yo”. “Un día en la carretera” cerró el concierto. Los bises, “Tu padre quiere que me olvide de ti”, y “A mi aire”, del álbum “Aventuras en la gran ciudad”, nos dejaron un regusto dulcísimo, al que dio continuidad posteriormente el DJ Joserra Rodrigo.

 A Daniel Merino y al guitarrista Josu Aguinaga les volveremos a ver en acción el viernes día 10 en la Sala BBK como integrantes de Smile, grupo que presentará su nuevo trabajo “Out of season” en un concierto del que tendréis cumplida información a través de Sonando voy.